CURRICULUM "ULPIANO CARRASCO"

Ulpiano CARRASCO
1961

Nace en Casas de Santa Cruz ( Cuenca)

Estudió Bellas Artes en Salamanca.
Durante los años noventa viaja por Oriente Medio, Inglaterra, Países Bajos, Italia y Francia.
Su obra se da a conocer en París, New York y Singapur.
Sus obras están representadas en prestigiosas colecciones de Europa, América y Asia.

Exposiciones

1985 Cultura, Albacete. Sala Oriente, Yecla. 1986 Galería Lazarillo, Salamanca. Caja Aragón, Teruel. 1987 Cultura, Albacete. CCM, Cuenca. 1988 Caixa Ontinyent, Gandía. Caja Aragón y Rioja. Caja Madrid, Aranjuez. Cultura, Denia. 1989 Fedeto, Toledo. 1990 Caja Navarra, Madrid. Centro Las Carmelitas, Cuenca. 1991 Galería Duayer, Madrid. Casa Cultura, Valdepeñas. Galería Etxeba, Bilbao.1992 Sala Ayuntamiento Marbella, Málaga. Caja Navarra, Pamplona. 1993 Galería Castilla, Valladolid. Galería Pilares, Cuenca. Financiero Génova Club, Madrid. Galería Duayer, Madrid. 1994 Galería Sargadelos, Pontevedra. Galería Espi, Torrelavega, Cantabria. III Feria Artesantander. Galería Sargadelos, Pontevedra. 1995 Galería Sokoa, Madrid. IV Feria Artesantander. Museo de Arte Contemporáneo, Toledo. 1996 V Feria Artesantander. Galería Sokoa, Madrid. 1997 Galería Comas, Barcelona. 1998 VII Feria Artesantander. Galería Comas, Barcelona. 1999 Galería Sokoa, Madrid. Artesevilla. Artexpo, Barcelona. Opera Gallery Paris, New York, Singapore. 2000 Galería Bay-Sala, Bilbao. 2001 Galería Comas, Barcelona. Artesevilla. Galería Sokoa, Madrid. 2002 Galería Bay-Sala, Bilbao. Artexpo, Barcelona. 25 años de Sokoa, Madrid. 2003 XII Feria Artesantander. Galería Comas, Barcelona. Lineart, Gante, Belgium. Artexpo, Barcelona. 2004 Artexpo, New York. Galería Espi, Torrelavega, Cantabria. Opera Gallery Paris, New York, Miami, Singapore and Hong-Kong. Lineart, Gante, Belgium. 2005 Opera Gallery Paris, New York, Miami, Singapore, Hong-Kong and London. Het Zwanepand, Amberes, Salón de Invierno. Lineart, Gante, Belgium. 2006 "Hispanic Heritage". Opera Gallery, Miami. Galería Bay-Sala, Bilbao. Galería Puchol, Valencia. Lineart, Gante, Belgium. 2007 "Tempting Memories". Opera Gallery, Hong-Kong. Galería Sokoa, Madrid. Lineart, Gante, B elgium. 2008 Galería Comas, Barcelona. Galería Puchol, Valencia. Galería Maravia, Córdoba. 2009 Walker Galleries, North Yorkshire UK. Galería Sokoa, Madrid. Opera Gallery, Singapur. Galería Bay-Sala, Bilbao. 2010 Galería Comas, Barcelona. Opera Gallery, Dubai. 2011 Galería Puchol, Valencia. Galería Rusiñol, San Cugat del Vallés, Barcelona. Galería Ángeles Penche, Madrid.

Bibliografía

RUBIO NOMBLOT, Javier. El Clima. Ed. El Punto de las Artes. 1988.
Revista ARTEGUíA. DIRECTORIO DE ARTE ESPAÑA. Ed. Fernán-Gómez. 1992.
RODRíGUEZ-ACOSTA, María Cruz. Ulpiano Carrasco. ACK Comunicación. 1993.
Diccionario de Pintores y Escultores Españoles del Siglo XX. Forum Artis. 1994.
Diccionario “Quién y por qué”. El Punto de las Artes. Madrid. 2000.
Catálogo Ulpiano Carrasco (Opera Gallery, Singapur). 2002.
Catálogo Ulpiano y La Mancha (Galería de Arte Sokoa, Madrid). 2004.
Índice Español de Humanidades, Bellas Artes, Volumen 13. 2006.
Catálogo Hispanic Heritage (Opera Gallery, Miami). 2006.
PÉREZ GUERRA, J., El Símbolo del Paisaje. Ed. El Punto de las Artes. 2006.
Catálogo Tempting Memories (Opera Gallery, Hong-Kong). 2007.
Catálogo El Hombre y los Fractales (Galería Comas, Barcelona). 2010.
Mir Soria, Patricia. "Mapas", Europa Press. Galería Puchol, Valencia. 2011.

Obra en Museos y Colecciones

Fundación Caja de Navarra, Pamplona.

Fundación Caja Madrid, Madrid.

 Fundación Banco CCM, Cuenca.

Museo de Arte Contemporáneo de Toledo.

Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid.

Fundación Antonio Pérez, Cuenca.

Fundación Pinilla Crespo, Cáceres.

Museo del Grabado Español Contemporáneo, Marbella.

Fundación Gregorio Prieto, Valdepeñas (Ciudad Real).

Colección Grupo Estévez, Jerez de la Frontera (Cádiz).

La fuerza en la pintura de Ulpiano Carrasco

           Un conjunto de óleos de reciente factura dedicados al mundo alrededor visto desde el prisma expresionista del color primario, configura esta muestra individual del pintor manchego Ulpiano Carrasco. Alejado de tópicos como la adustez o la austeridad castellanas, este veterano de los pinceles hace tiempo que halló en la fuerza cromática la materia idónea para su temperamento enérgico, pasional. Desde siempre atraído por el mundo alrededor, Ulpiano Carrasco se asoma al paisaje para transformarlo en pintura pura, encendido con los ardientes rojos, naranjas y amarillos de su paleta.

           Un expresionismo relegado a ser mera tradición para muchos, pero que este artista se perpetúa en una renovación constante y significa siempre nuevos modos de mirar, de volcarse hacia el exterior. La pureza de los tonos sin mezclar, el brillo de sus luces fauvistas con el consiguiente contraste de complementarios, la ambigüedad buscada en la fusión entre fondo y motivo, hacen de la obra de este artista un auténtico torbellino, un estimulante despertar de los sentidos.

            Escenas de ciudad, exóticos bodegones, paisajes que se prolongan en la rica amalgama multicolor de planos yuxtapuestos, figuras rotuladas sobre la propia pintura con sencillo gesto esquemático, sinuosidades, manchas, campos de color refulgentes. . . Constituyen el singularmente bello repertorio plástico de este viajero incansable, animado por el suculento maná de sus pigmentos dondequiera que se encuentre.

            Ulpiano Carrasco estudió Bellas Artes en Salamanca. Durante los años noventa viaja por Oriente Medio, Inglaterra, Países Bajos, Italia y Francia. Su obra se da a conocer en París. Nueva York, Singapur, Hong-Kong, etc.. Está representada en prestigiosas colecciones españolas, como la Fundación Gregorio Prieto, la Real Academia de San Fernando, el Museo del Grabado Español de Marbella, el Museo de Arte Contemporáneo de Toledo.

            En sus trabajos el artista asume las dos vías más importantes que siguió la vanguardia desde principio del siglo XX (la pasión por el color o la preponderancia de la forma), y plantea una bella simbiosis destinada a reelaborar un género clásico como es el paisaje, si bien en esta exposición también hay ejemplos de magníficos bodegones y paisajes urbanos (circunscritos a Nueva York). Dos géneros, paisaje y bodegón, que constituyeron un excepcional laboratorio de formas para las primeras vanguardias y que la neofiguración posterior a los años ochenta volverá a retomar, hasta hoy. La pincelada de Ulpiano Carrasco interpreta estos motivos desde el color, a través de contrastes encendidos, armónicos o chirriantes, en función de aquello que el artista intenta expresar. La temperatura de sus cuadros es intermitente, con zonas de alta visualidad que contrastan sabiamente con otros núcleos más apagados, pero este ir y venir de energía plástica se aúna en un todo coherente. A través de la carnosidad de su pincelada, de la dirección del trazo y de la pureza del color, podemos intuir cómo la intensa luz natural o de los anuncios de neón ha ido modulando progresivamente la geografía concreta de aquellos ámbitos espaciales, naturales o urbanos, que el artista contempla.

La personalidad de Ulpiano Carrasco

          La pintura también tiende a expresarse a partir de la memoria del pintor, trata de poner en orden las experiencias  vividas. En esa memoria están archivados los paisajes, las gentes, los objetos que de algún modo constituyen  los referentes imaginarios, la materia prima con que se elabora el arte. Ulpiano Carraso sabe muy bien hasta qué punto su obra responde a esas previas inducciones de la experiencia personal. Si no lo supiera, se habría inventado otros territorios, otras gentes, otros yacimientos de la realidad para organizar temáticamente su pintura.

         La más notoria consecuencia de esa actitud arranca, sin duda, de su manera de traducir en formas y colores los espacios nativos. Al margen de las figuras o de los referentes humanos que puedan poblar esta pintura, es el paisaje el que adquiere un rango más perentorio. Todas esas arboledas, florestas, labrantíos, barbechos reiteradamente elegidos como argumentos plásticos, pertenecen en efecto a la órbita rural con las que ha convivido Ulpiano Carrasco desde que decidió hacerse pintor. El paisaje manchego, vinculado por lo común a la campiña conquense, ocupa la primordial zona de desarrollo de su obra. Y es ahí, en la sensibilidadante ese paisaje donde ha encontrado el artista su razón de ser, es decir, su modo de pintar. Una estética que coincide de modo ostensible con la estética de la naturaleza manchega.

        Ulpiano Carrasco ha tenido, como es obvio, sus maestros. Por ahí anda de pronto la materia poderosa de su paisano Benjamín Palencia; por ahí andan también las vigorosas urdimbres de un expresionismo atemperado por la más minuciosa paleta impresionista. El uso del color como fuente argumental obedece aquí al mismo estímulo comunicativo que el proveniente de la deformación de la realidad para hacerla más artísticamente operativa. Tal vez algunos de esos óleos recuerden entonces, por citar una referencia posible, ciertos rasgos estéticos de Van Gogh, sobre todo en lo que respecta a los empastes en espiral. Pero, por encima de esas apoyaturas técnicas, de esos sedimentos de lenguajes sutilmente aprendidos, sobresale siempre la personalidad de Ulpiano Carrasco, en tanto que creador de una honesta, sensible, apasionada trasposición artística de la naturaleza.
                                                                            José Manuel Caballero Bonald. Madrid, 1994